Mantenimiento

Gallinero

Seguramente muchos hemos empezado de la misma manera, primero hemos comprado los pollitos o aves adultas, ya que nos encantaron y no resistimos la tentación y sin pensarlo las llevamos a casa, pero después nos damos cuenta que no tenemos el lugar adecuado para alojarlas ¿no es así?

Lo primero que debemos tener en cuenta es si nuestras gallinas solo dormirán en él o pasaran todo el tiempo encerradas en el mismo. Si disponemos de un corral o terreno es bueno ya que nuestras aves pastarán y/o rascarán el piso en busca de comida, como así también se mantendrán ocupadas y no se aburrirán y no se picotearán; lo ideal es realizar un gallinero tipo casita donde las aves dormirán y también le podríamos añadir nidales para la puesta de huevos. Aunque para que pongan los huevos en los nidales vamos a tener que encerrarlas hasta que rompan postura y se acostumbren a poner en los nidos, de los contrario lo pondrán entre plantas, pastos altos, detrás de algunas chatarras que tengamos, o sea buscaran el lugar en donde los huevos, a su entender, estén mas seguros.

El gallinero debe ser techado para proteger a las aves de las inclemencias climáticas, o sea deben mantenerlas secas cuando llueve; de las heladas y corrientes de aire en invierno, etcétera. Así también debe protegerlas de los depredadores como ser gatos, perros, coyotes, pumas, zorros y todo otro animal que haya en nuestra área que las puedan matar. También, de ser posible, debe tener ubicación Noroeste, o sea hacia el mediodía para que tenga buena entrada de luz solar tan beneficiosa para la vida, manteniendo el piso seco y por ende aparecerán menos enfermedades y en invierno les proveerá calor.

El techo mas económico y fácil de colocar es de chapas, tanto mejor si son de fibrocemento ya que las de zinc transmiten mas el calor hacia adentro y en invierno condensan humedad que gotea luego al piso y sobre las gallinas, pero no traten de usar las de material plástico como fibra de vidrio o policarbonato ya que convertirán el lugar en un invernadero por el calor que dejan pasar. La altura del gallinero deber ser adecuada para que entremos cómodamente y podamos realizar las tareas de limpieza y recolección de huevos sin complicaciones; a las gallinas no les importa si el techo tiene 90 centímetros o 3 metros de altura pero a nosotros sí, ya que si no entramos comodamente postergaremos muchas de las tareas como ser limpieza, desinfección y sería incómodo entrar agachados a recolectar huevos.

Las paredes pueden ser del material que tengan a mano, debiendo tener en cuenta que dos de ellas, siendo la del fondo y el costado desde donde predominan las lluvias deberán ser enterizas y las otras dos con alambre tejido o barrotes de madera. Estas dos paredes deberán estar provistas de plásticos transparentes para cubrir en invierno dejando que pasen los rayos infrarrojos para mantener el calor y también para cuando llueva no se moje el piso-cama y en verano se retiran para que haya buena circulación de aire. La puerta puede estar alojada en cualquiera de los costados o frente, no el fondo ya que por lo general colocamos allí las “perchas” o dormideros.

El piso en lo posible debe de ser del tipo contrapiso, o sea una mezcla de arena, cascotes y cemento de albañilería, no de cemento alisado ya que transpira en invierno; también puede ser de tierra pero bien apisonado para que las gallinas no se pongan a escarbar en él. Deberá tener un borde en las paredes de alambre o barrotes de unos veinte centímetros para que contenga a la cama que le pondremos.

La cama es el material absorbente que colocaremos en el piso, cual lo mantendrá seco y con
ello reduciremos brotes de enfermedades y las gallinas se darán baños de polvo en ella. Esta cama puede ser pajas secas, virutas de madera, cáscara de distintas oleaginosas y cereales y le pondremos unos diez centímetros de grosor como mínimo para que cumpla su función. A medida que pase el tiempo la cama cambiará su color y se mezclará con el guano o bosta de las aves y mientras esté seca y no haya brotes de enfermedades tipo coccidiosis no será necesario cambiarla, siempre que estén las mismas gallinas y no se introduzcan en el compartimiento aves nuevas sin hacerles una cuarentena. Si vamos a poner en una de las divisiones pollitos deberá ponerse cama nueva. La idea es algo así como dicen los que crian industrialmente “todo dentro – todo fuera”, o sea entra la camada de pollitos y con ella una cama nueva y cuando se sacan de allí porque ya crecieron y necesitan otro lugar mas grande se sacan las aves y la nueva pollada recibirá una cama nueva. Soy redundante en el tema porque es una cuestión de salubridad.

El gallinero no es necesario que sea de una sola habitación o compartimiento ya que tendremos aves de distintas edades y porque no de distintas razas. Es necesario que cuando son pollitos criemos de la misma edad o como máximo una semana de diferencia entre camadas, porque de lo contrario los mas grandes hostigarán a los mas chicos. El espacio ideal sería de un metro cuadrado por cada ave adulta y de tamaño grande, aunque en la práctica siempre tendremos mas de lo ideal, por ejemplo en una división de 2 x 2 metros, tendremos en total 4 metros cuadrados, con lo cual sería ideal que tuviéramos tres gallinas y un gallo, pero he probado y es así como lo tengo, tener cinco gallinas y un gallo y están cómodos, teniendo un solo nido, o sea sin que ocupe mucho lugar.

Los nidos pueden ser simples cajones de madera, o sea esos de frutas o verduras, a los cuales les ponemos un poco de paja o de la misma cama del piso. En la práctica he visto que las gallinas gustan de poner en lugares mas oscuros que el resto del lugar, por lo que he puesto dos cajones, uno arriba del otro dejando como techo el fondo de uno de ellos; algunas pondrán en el de abajo y otras en el de arriba. También debemos tener en cuenta si nuestras gallinas se ponen cluecas y quieren incubar los huevos puestos, por lo que tendremos que tener un lugar en el cual poner a la clueca, en lo posible aislada de otra clueca porque tienden a pelearse por el nido, ya que suelen confundirse. También si una gallina se puso clueca en el gallinero general y la pasamos a otro donde le pondremos huevos para que nos críe pollitos, debemos procurar que no salga o que no vea el otro nido porque le puedo asegurar que hará todo lo posible para ir al otro nido de donde la sacamos clueca.

También deberemos proveerles “perchas” o “dormideros” que son palos horizontales a distintas alturas del piso donde las mismas se posaran a descansar. Por lo general las gallinas grande o pesadas se posan a no mas de medio metro de altura, mientras que las livianas o del tipo bantam o pigmea suelen subir mucho mas alto, incluso en las vigas o algún recoveco del techo. Las perchas se pueden realizar con palos de unos cinco centímetros de grosor; ¿pero de donde puedo sacar dichos palo?; es sencillo, en época otoñal se suelen podar los árboles y se tiran las ramas, por lo cual nos hacemos de unos cuantos palos gruesos que luego utilizaremos para realizar los dormideros; de última hasta la época de poda le podemos poner unas tablas en las que se sentarán a dormir.

En definitiva el gallinero debe proveer protección contra las inclemencias del tiempo; contra los depredadores; tener controladas a las gallinas para que no escapen; lugar espacioso para evitar el estrés y todas las consecuencias que éste provoca; mantener saludable y alegre nuestro plantel y porque no que sea decorativo.